Diagnosticar su estoma

octubre 2, 2019

La cirugía de ostomía puede salvar vidas, pero a veces un estoma puede ser problemático por lo que hay que detectar y resolver cualquier complicación a tiempo.

 

Los estomas salvan vidas y liberan a las personas del miedo e inseguridades. No hay casi nada que alguien no pueda conseguir con un estoma saludable, aunque requiera cierto trabajo en manejarlo si está afectado por algún problema[1].

Si existe un tema en común para estos problemas, es que, si se detectan, pueden clasificarse y solucionarse. Tan bueno es saber como prevenir los problemas, como resolverlos de la mejor forma.

 

Sangrado

¡Mi estoma sangra!

Ocasionalmente, un estoma puede sangrar, especialmente durante las curas y/o limpieza, o si ha rozado con la propia bolsa. Esto es totalmente normal, si aparece un poco de sangre en el borde del pañuelo utilizado para limpiar el estoma, no hay de qué preocuparse. Esto es porque el intestino que forma el estoma contiene muchos vasos sanguíneos que pueden sangrar en ser presionados, igual que lo hacen las encías cuando se cepilla los dientes.

Sin embargo, si el sangrado es persistente y no se detiene después de unos 5-10 minutos, debería aplicar presión en el área en cuestión y contactar con su estomaterapeuta. El sangrado puede prolongarse en el caso que esté tomando medicamentos anticoagulantes. Asegúrese de informar de cualquier medicación a la que haya sido sometido recientemente para comprobar si el fármaco ha podido ser el causante. Asimismo, si el sangrado parece provenir del interior del intestino, o aparece sangre en sus heces, es importante contactar con un profesional que pueda comprobar si esto es síntoma de algo más. En los casos más extraños de sangrado, los médicos tienen variedad de formas de como pararlo, incluyendo presión directa, cauterización, suturas y nitrato de plata.

 

Granulomas

¡Mi estoma está lleno de grumos!

Los granulomas son grumos rojos formados alrededor del borde del estoma. Normalmente no son dolorosos, pero pueden llegar a sangrar o producir una ligera irritación. Los granulomas son una respuesta protectora natural del cuerpo hacia una infección o fricción que tienden a aparecer en lugares donde el cuerpo está constantemente en contacto con sustancias abrasivas e irritantes[2]

Para prevenir los granulomas es importante asegurarse que la apertura de la bolsa esté ajustada en la medida correcta. Necesita estar lo suficientemente encajada para evitar que el contenido alcance la piel, pero sin estar demasiado ajustada para que no roce con el estoma. La piel también puede preservarse utilizando distintos accesorios protectores, incluyendo polvos, espráis y anillos.

Los granulomas pueden encogerse con nitrato de plata y luego asegurarse de que no vuelvan a aparecer. Las curas con nitrato de plata deben ser siempre aplicadas por su profesional sanitario. 

 

Estenosis

¡Mi estoma es demasiado estrecho!

La apertura al final del estoma necesita ser lo suficientemente ancha para permitir que el efluente pueda salir hacia la bolsa. Muy ocasionalmente, esta apertura puede pasar a ser demasiado estrecha dificultando el pase de contenidos, conocido como estenosis. La estenosis puede provocar calambres abdominales, un incremento de gases y una salida obstruida y explosiva.

La estenosis es a veces un resultado colateral de otros problemas relacionados con el estoma, como la isquemia, la retracción o la cicatrización, más común poco después de la operación. También puede darse por los cambios experimentados en el intestino causados por la radiación pre-quirúrgica u otras dolencias, especialmente la enfermedad de Crohn.

La apertura puede ensancharse con la ayuda de un catéter de dilatación. El efluente puede resultar más fácil de expulsar comiendo alimentos bajos en sólidos, bebiendo más líquidos y tomando laxantes. Si esto no resuelve el problema, será necesaria la ayuda quirúrgica para remodelar o rehacer el estoma.

 

Obstrucción

¡Mi estoma está obstruido!

La función de un estoma es eliminar los alimentos y líquidos fuera del cuerpo, y todo aquello que se interponga en el proceso es un problema, ya sea un bloqueo parcial o completo. Estos inconvenientes son poco comunes, pero necesitan ser resueltos inmediatamente. Un bloqueo parcial en el intestino puede provocar que el contenido expulsado sea más acuoso causando un olor desagradable, hinchazón en la zona abdominal y malestar, además de una inflamación del mismo estoma. Una obstrucción completa detendrá totalmente la salida del contenido causando dolores e hinchazones abdominales, normalmente acompañado de náuseas y vómitos.

El bloqueo puede ser causado por trozos de comida que no han sido bien digeridos. Puede asegurarse de que esto no ocurra teniendo precaución de lo que come y como lo come, cerciorándose de pelar la fruta y evitar los frutos secos, palomitas de maíz y la col. De todos modos, la obstrucción también puede ser resultado de que el intestino se estreche o se tuerza, posiblemente relacionado con el crecimiento de las adherencias[3].

  •  Adherencias

Los órganos internos del cuerpo se mantienen naturalmente con bandas de tejido conectivo similar a una cicatriz llamadas adherencias. En    caso de que un órgano sea interrumpido por una cirugía, nuevas adherencias se formarán a su alrededor. Después de la operación para crear un estoma, la mayoría de las personas (más del 90%) desenvolverán nuevas adherencias al contorno del intestino días después de la cirugía. Estas ayudan a mantener el intestino en su sitio y generalmente son inofensivas, y la mayoría de las personas ni se darán cuenta de su presencia.

En ocasiones, las adherencias pueden crecer de tal forma que restringe parte del intestino, lo que dificulta el pase de alimentos, líquidos y gases, provocando un fuerte dolor abdominal. Es posible que estos problemas no se manifiesten durante meses o hasta años después de la primera cirugía. En el caso que las adherencias le causen molestias, el estomaterapeuta le ayudará a encontrar una solución para ello. El alivio del dolor es la opción más recomendada ya que más operaciones quirúrgicas pueden conllevar más adherencias.

Si usted experimenta una obstrucción, tanto parcial como completa, deje de ingerir comida sólida y aumente la ingesta de líquidos hasta que el problema sea resuelto. Masajearse el abdomen y tomarse un baño caliente puede ayudar a que el alimento que bloquea el paso sea expulsado por él mismo. Si el alimento sigue obstruyendo el paso y usted empieza a tener vómitos o el dolor se ve incrementado, asista a urgencias lo antes posible. El equipo de emergencia ha de ser capaz de evaluar la extensión del bloqueo y tratar de resolverlo. Puede que le inyecten fluidos intravenosos para mantenerle hidratado, y potencialmente un tubo nasogástrico, el cual va des de su nariz hacia el estómago, para drenar fluidos. Si esos métodos no desobstruyen el bloqueo, tendría que hacerse quirúrgicamente.

 

Retracción

¡Mi estoma es demasiado corto!

Idealmente, un estoma debe sobresalir entre 1 y 2 centímetros de la piel que le rodea, lo que permite abocar el contenido justo dentro de la bolsa. Algunas veces el estoma se retrae de nuevo dentro la piel, causando que se quede al mismo nivel que la piel o quede por debajo de ésta. Esto puede ser el resultado de asuntos relacionados con la formación del estoma, restricción del flujo sanguíneo o tensión en el intestino, además del aumento de peso u otros cambios en la piel del alrededor.

Un estoma retraído, puede tener problemas para vaciar dentro de la bolsa. Los contenidos pueden quedarse atascados al entorno de la entrada del estoma, provocando problemas en la piel que le rodea y dificultando la colocación de la bolsa para formar un sellado seguro y evitar pérdidas. El estomaterapeuta debe detectar las causas de la retracción y proporcionar las herramientas correctas para resolver estas dificultades. Este caso suele incluir apósitos convexos, los cuales son con forma cónica para empujar cuidadosamente la piel periestomal para ayudar a que el estoma sobresalga. Para crear el sellado se necesitará la ayuda de accesorios como pastas o anillos, y la piel puede protegerse como curarse con una variedad de toallitas, espráis y polvos.

Un estoma hundido o rojizo necesita de un cuidado extra. La guía y apoyo por parte de la enfermera son esenciales para la buena elección de los productos, y una profunda convexidad requiere de una revisión frecuente para asegurarse de que la presión extra no está causando ningún otro daño.

 

Prolapso

¡Mi estoma es demasiado largo!

Un estoma debe sobresalir sólo unos pocos centímetros del cuerpo. Sin embargo, a veces el estoma empezará a sobresalir más de lo ideal, lo que conocemos como prolapso. Un estoma prolapsado debería continuar funcionando con total normalidad, y, siempre que mantenga su color normal, no es ninguna causa para alarmarse o para que necesite cirugía inmediata. Las principales preocupaciones son estéticas. De todos modos, un prolapso puede estorbar y dificultar el pegado de la bolsa. Los estomaterapeutas son capaces de recomendar las mejores herramientas y técnicas para hacer el cambio de bolsa lo más fácil y eficaz posible.

Los prolapsos generalmente ocurren en colostomías, especialmente en colostomías en asa en el colon transverso. Un prolapso ocurre cuando los músculos del estómago que sostienen todos los órganos en su sitio no están lo suficientemente fuertes para soportar la presión dentro del cuerpo. Los músculos del estómago pueden volverse más débiles debido a una operación quirúrgica abdominal, por la falta de ejercicio u otros problemas de salud; como la obesidad, la fuerte tos o un serio estreñimiento que puede añadir presión extra en el intestino. Prestar atención a todas estas cuestiones y tomar precauciones adicionales, es la mejor manera de minimizar el riesgo de un prolapso.

Es útil escoger ropa que no roce el estoma, prendas anchas o ropa con pliegues pueden ayudar a ocultar cualquier bulto. Las prendas de apoyo son especialmente útiles, ya sea de modo preventivo o después de que haya ocurrido un prolapso, ya que pueden dar soporte a los músculos y mantener el estoma prolapsado en su sitio.

Un prolapso puede meterse o salirse del cuerpo dependiendo de su posición y actividad, muchas veces apareciendo más pequeño (o desapareciendo entero) cuando se está tumbado, o mostrarse más largo después de un día ocupado y activo. Por lo tanto, el sistema de la bolsa necesita poder adaptarse a la cambiante medida del estoma. Accesorios como el anillo protector ayuda a soportar un agujero más ancho, mientras que puede prevenir que el prolapso roce cuando se mueve utilizando un apósito moldeable, una bolsa de una pieza o de dos piezas con un fino contorno.

Si usted tiene un estoma prolapsado y se da cuenta de que cambia de color (más oscuro o más pálido) o la temperatura, o le parece que no funciona correctamente, debería contactar con un estomaterapeuta. Ellos le ayudarán a decidir si necesita una reparación quirúrgica en un proceso de revisión.

 

Hernia periestomal

¡Hay un bulto junto a mi estoma!

Una hernia periestomal es un bulto debajo de la piel del lado del estoma, producido por un nudo en el intestino que es empujado hacia la abertura de los músculos del estómago que dejan paso al estoma. Una hernia raramente es dolorosa, pero puede causar una sensación de cansancio. El bulto y el estoma pueden cambiar de forma y/o medida dependiendo de su postura, y esta irregularidad, así como el cambio de la superficie puede dificultar el sellado efectivo para la bolsa.

Las hernias son una de las complicaciones más comunes de las personas ostomizadas a las que hay que mantenerse alerta, y éstas pueden aparecer en cualquier etapa, tanto unas semanas como años después de la cirugía. La cirugía abdominal siempre debilitará los músculos del estómago, así pues, para evitar que se produzca una hernia o se engrandezca, esos músculos deben de ser reforzados, soportados y protegidos de presiones innecesarias. Los músculos abdominales pueden estar soportados con cinturones y prendas especiales, y fortalecidos con una serie de suaves ejercicios abdominales. Para reducir la tensión que puede causar o evitar el incremento de la hernia, es recomendable evitar levantar pesos pesados o ejercicios muy energéticos, así como comer una dieta equilibrada, mantenerse en un peso saludable y evitar el consumo de tabaco.

Si la hernia se engrandece o empeora, contacte con un estomaterapeuta. Ellos deberían revisarlo y recomendar las gestiones necesarias para asegurarse que la hernia no aumente o se interponga en la adhesión de la bolsa. Una intervención quirúrgica es posible, aunque no siempre funciona, y normalmente es sólo recomendada en el caso que la hernia cause obstrucción. La prevención es siempre la mejor opción, pero una hernia puede ser controlada tranquilamente.

 

Isquemia

¡Mi estoma está descolorido!

Un estoma sano necesita un suministro de sangre limpia. Ocasionalmente, hay algo que puede interrumpir este flujo sanguíneo, esto se denomina isquemia.

La isquemia puede reconocerse con un cambio de color, el estoma se vuelve azulado, morado o de un color rojo oscuro, antes de pasar a ser negro o de un marrón oscuro con necrosis. Puede darse en puntitos o en todo el alrededor del estoma. Un estoma isquémico también puede ser blando o duro y seco, y muestra signos de inflamación. Aun así, es importante recordar que un estoma nuevo y sano es normalmente un poco más largo durante unos días posteriores a la operación antes de que vuelva a reducirse de nuevo. La isquemia, si no es tratada, puede conllevar a un olor desagradable.

La isquemia es generalmente un resultado de como el estoma fue construido o de la forma de la pared del cuerpo que presiona sobre el intestino. El equipo hospitalario ha de ser capaz de localizar la causa y resolver el problema. El mismo equipo tendrá que comprobar si hay alguna necrosis y, en este caso, hasta donde ha llegado del estoma. Normalmente, el estoma puede dejarse curar por sí sólo, pero, si existe una necrosis grave, tendrá que ser remodelado.

 

Conclusión

Algunos de estos problemas son particularmente comunes, y todos ellos pueden ser tanto evitados como solucionados eficazmente. Dar soporte y refuerzo a los músculos del estoma es la mejor manera de minimizar el riesgo o extensión de algunos de los problemas más frecuentes, especialmente una hernia periestomal. Por otra parte, a medida que va aprendiendo como perfeccionar su rutina con la bolsa, su estoma estará más sano, y será más fácil y rápido de manejar.

Si ocurre algún tipo de problema, recuerde que no está solo. Hay enfermeras y doctores con el conocimiento y experiencia para ayudarle, además de muchos compañeros que han pasado por la misma situación y que también pueden darle consejo y apoyo.

 

 

Escrito por Sinéad Kelly 0'Flynn, enfermera de investigación clínica, en Cork, Irlanda

Publicado en la revista Stoma Tips, Spring 2019

 

 

 

 

 

Referencias:

[1] Barr JE. Assessment and management of stomal complications: a framework for clinical decision making. Ostomy Wound Manage. 2004; 50 (9): online

[2] Canadian Society of Intestinal Research. Bowel blockage or obstruction. 2019. http://tinyurl.com/y4dsywd6

[3] Dukes S, Lowther C, Martin T, Osborne D. Guidelines for treating stoma granulomas at the mucocutaneous junction. Gastrointestinal Nursing. 2010; 8(1):16-21

 

 

COVID-19

Read the message

Las cookies son necesarias para que esta página funcione correctamente. También pueden ayudarnos a saber un poco más sobre cómo utiliza usted nuestra página web, y así podremos aumentar su experiencia navegando. Las cookies de esta página son utilizadas únicamente para medir el tráfico y optimizar el contenido del sitio. Si continua su navegación por nuestra página, indica que usted proporciona su consentimiento para el uso de cookies. Puede bloquear el uso de cookies siguiendo las "instrucciones de cookies"

Leer más sobre nuestra política de cookies.